La obligatoriedad del certificado energético en viviendas

La obligatoriedad del certificado energético en viviendas



El certificado de eficiencia energética es un documento oficial el cual es redactado por un técnico competente en donde está incluida la información objetiva sobre todas las características energéticas de un inmueble. Es por esto que dicho certificado califica energéticamente un inmueble calculando el consumo anual de energía necesario para satisfacer toda la demanda energética en condiciones normales de ocupación y funcionamiento, incluida la calefacción, el agua caliente, la iluminación, la refrigeración y ventilación.

Este proceso concluye con la emisión de un certificado de eficiencia energética junto con la asignación de una etiqueta energética, la escala de esta calificación es de siete letras y varía entre las letras A y la G, de la más eficiente a la menos eficiente energéticamente, respectivamente; este certificado para el propietario, resulta obligatorio para cualquier operación de compraventa o para un alquiler. Siempre es bueno solicitar varios presupuestos y comprar ofertas para dicho certificado y así ahorrar tiempo y dinero.

Cabe resaltar que todo certificado de eficiencia energética debe tener como mínimo la identificación del edificio y la descripción del procedimiento que se escogió para la obtención de la calificación energética; dicha descripción debe incluir las características energéticas del edificio como el envolvente térmico, las condiciones normales del funcionamiento y ocupación, así como también de las instalaciones o datos utilizados para la obtención de la calificación energética. Del mismo modo, se incluye la descripción de las comprobaciones, pruebas y las inspecciones que se llevaron a cabo por el técnico certificador con el objetivo de establecer la conformidad de la información contenida en el certificado energético.

También debe estar incluido el documento que demuestre las medidas recomendadas por el técnico certificador, que estén clasificadas según su viabilidad técnica, funcional y económica, así como también por su repercusión energética para que permita al propietario realizar esas medidas, y así la calificación del certificado energético mejore como mínimo un nivel en la escala energética establecida.

La norma actual establece y exige todos los edificios existentes, y sea que se vendan o se arrienden, deben disponer de un certificado de eficiencia energética; por esto simplemente resulta obligatorio disponer de dicho certificado ya que el notario lo pedirá antes de proceder a realizar cualquier contrato de venta o de arrendamiento correspondiente.