Abogados en Madrid

Escrito por studenterasmus el . Posteado en BLOG

En términos generales he interpretado por los abogados en Madrid la legítima es el límite existente por la ley a la capacidad de una persona para disponer de sus bienes mediante un testamento, ya que hay otras personas denominadas legitimarios, que tienen derecho a obtener un beneficio económico con cargo a sus bienes heredados.

La legítima es el derecho que tienen determinadas personas a obtener en la sucesión del causante algún valor patrimonial, paradójicamente esta figura según los abogados de familia en Madrid nace en el momento en el que muere la persona del causante y como consecuencia de ello no puede embargarse por deudas de los presuntos legitimarios.

Los abogados de familia en Madrid explican que es un poco confusa y difícil de entender ya que son legitimarios todos los hijos del causante por partes iguales y si alguno de ellos falleciera antes que el testador, es desheredado, declarado indigno o ausentes su parte corresponde a sus descendientes, en pocas palabras si este tienen hijos, estos no tienen derecho a lo que en vida le correspondería.

En el supuesto de que el causante no tiene descendientes que le hayan sobrevivido, son legitimarios los progenitores por mitad, concluyen los abogados en Madrid que a su vez apuntan que los herederos tienen que responden personalmente del pago de la legítima y, si procede, del suplemento de esta.

Sobre la cuantía de esta, es la cuarta parte de la cantidad sobre la base que resulta de aplicar del valor que los bienes de la herencia tienen en el momento de la muerte del causante, con deducción de las deudas y los gastos de la última enfermedad y de los gastos funerarios, así como también del valor líquido que resulta de aplicar la primera parte, en donde debe añadirse el de los bienes dados o enajenados por otro título gratuito por el causante en los diez años precedentes a su muerte y excluidas las liberalidades de uso.

Los abogados en Madrid añaden que el valor de los bienes que han sido objeto de donaciones imputables a la legítima debe computarse, en todo caso, con independencia de la fecha de la donación.